Un dispositivo argentino que cierra heridas sin suturas

INCLODE es un invento nacional que acaba de ganar un premio a la innovación.

Guillermo Lobo, TN

A pesar del avance de la tecnología y de la sofisticación de los procedimientos, el cierre de heridas aun deja huellas. Por eso, tres científicos argentinos han desarrollado INCLODE, un dispositivo que se coloca antes de realizar una incisión y no requiere de puntos para cerrar la herida. Por lo tanto, podemos decirle adiós a las cicatrices.

El proyecto está conformado por Diego Fridman (director médico, MN 99 659), Pablo Luchetti y Luciano Poggi (diseñador industrial). Según indicó Fridman a CONBIENESTAR, el aspecto más innovador es “que se coloca antes de que el cirujano realice el corte, algo que lo distingue del resto de los adhesivos en el mercado. Además, mantiene la memoria mecánica de la piel sana, es decir que recuerda cómo era antes del corte”.

Pero, ¿qué significa esto? “El dispositivo consiste en una lámina adhesiva con una pieza que cumple una función de guía para hacer la incisión y permite su expansión y posterior cierre, con la ayuda de un cierre mecánico. Así, el médico trabaja en la herida y, luego, vuelve exactamente a su lugar. Lo que se logra es que la cicatrización se realice con precisión milimétrica”, detalló Poggi. “Otra ventaja es que reduce mucho los tiempos en quirófano: coser una herida demora unos 15 a 20 minutos y esto, unos pocos segundos”, añadió.

El dispositivo se constituye entonces como una alternativa al cierre de heridas quirúrgicas: la sutura convencional, pegamentos (como el cianoacrilato) y grapas. “Todas estas técnicas lastiman la piel en pos de sanarla. Nuestro desarrollo no solo no daña el área circundante sino que probablemente disminuya las molestias provocadas por la herida, el riesgo de infecciones o complicaciones con los puntos y también soluciona, por supuesto, la cuestión estética”, aseveró el Director Médico.

La forma de uso es sencilla: el médico coloca la lámina adhesiva antes de operar y, una vez finalizada la intervención, se cierra como una bolsa hermética. Siete a diez días después (al igual que las suturas corrientes) se remueve como si fuese un apósito protector. No requiere de curaciones y el monitoreo se puede hacer a simple vista, dado que el plástico es transparente. Cabe aclarar que este sistema puede utilizarse a nivel piel, por dentro se emplearán las suturas convencionales.

Los expertos obtuvieron recientemente el Israel Innovation Award, organizado por la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, la Embajada de Israel en Argentina y la Cámara de Comercio Argentino Israelí. La distinción les permitirá viajar a Israel a buscar socios estratégicos. “Gracias al Premio podemos mostrar el desarrollo y las capacidades de la empresa de base tecnológica que creamos en un ambiente netamente emprendedor, con personas de más de 20 países”, afirmó Fridman.

El Diseñador Industrial explicó que INCLODE se encuentra en una etapa de preproducción, al tiempo que están variando los formatos para otras intervenciones quirúrgicas. En consonancia con esto, Fridman señaló que “se están preparando modelos para laparoscopías –que permitan fijar el equipamiento médico y, luego, cerrar la herida– y para, por ejemplo, operaciones de lunares –que delimiten la zona donde se trabajará y luego se cierre–”.