Essen, el diseño como activo intangible


En 1954, Armando Yasci y su esposa Teresa Bompessi iniciaron, en la ciudad de Venado Tuerto, Provincia de Santa Fe, una pequeña empresa de fundición de aluminio para la fabricación de mecheros de cocina, entre otros productos. Bajo el liderazgo de su hijo Wilder, el negocio familiar de mecheros prosperó hasta cubrir la demanda de todas las cocinas a gas de la Argentina.

A fines de la década del setenta, durante un viaje a Nueva York, Wilder y su amigo Roberto Angelini descubrieron una cacerola de aluminio que les llamó la atención y decidieron crear un modelo propio en su fundición. Luego de dos años de pruebas y errores, produjeron las primeras cacerolas a las que denominaron “Essen”, que significa “comer” o “comida” en alemán, idioma vinculado a las raíces de Mirta, la esposa de Wilder.

Con el tiempo, la línea de productos Essen se multiplicó e incorporó nuevos y únicos diseños y técnicas. La pequeña fundición se transformó en la fábrica de cacerolas de aluminio fundido más grande del mundo con tecnología de última generación.

 

Essen y el INPI una historia conjunta

  • 5 patentes
  • 1 obra inédita
  • 194 marcas local
  • 3 marcas exterior a nombre de ESSEN ALUMINIO.
  • 165 marcas exterior a nombre de BONA TRADING AG.
  • 96 modelos industriales.
  • 8 modelos de utilidad