Gen HB4: la tecnología detrás de la soja

Un grupo de trabajo público privado dirigido integrado por investigadores de la Universidad Nacional del Litoral, el CONICET, e INDEAR, la empresa de I+D de Bioceres, desarrollaron la tecnología HB4 que permite obtener semillas más tolerantes a la sequía y con mayor productividad.


El HB4 es una tecnología desarrollada a partir del gen Hahb-4, que confiere a los cultivos tolerancia a la sequía y la salinidad, mejorando a su vez su productividad entre un 1 y un 25% sobre las variedades comerciales actuales. A diferencia de otros productos, este gen mejora la capacidad de adaptación de las plantas a situaciones de estrés, sin afectar su productividad.

En 2002, luego de trabajar más de diez años en el estudio de la respuestas de las plantas al estrés, el equipo de trabajo de la Dra. Raquel Chan encontró que el gen Hahb-4 en girasol tenía como función activar los mecanismos de respuesta de las plantas ante el estrés abiótico (agua y sales) y biótico (otros organismos). Después de aislarlo y probar su efectividad en la planta modelo Arabidopsis thaliana, en 2004 la UNL y el CONICET patentaron el gen y lo licenciaron a la empresa argentina Bioceres para que transforme especies de interés agronómico y realice las pruebas a campo. En 2012, se extendió la patente original y se patentó el gen denominado HB4 modificado, que hoy se aprueba para ser comercializado en la variedad de soja.

La tecnología HB4 no sólo es un gran avance biotecnológico sino que tiene un impacto muy importante para la producción mundial de alimentos y de energía, ya que la las plantas no sólo serán más tolerantes a situaciones de sequía o salinidad, sino que tendrán mejores rendimientos sin aumentar la superficie cultivable.