Sobrevivieron a la apertura de importaciones de los ´70 y al 2001 y hoy compiten con China y Tailandia

Esteban Cordero SRL emplea a 300 personas en Luján, provincia de Buenos Aires, y produce autopartes para Toyota, Fiat, Honda y Yamaha.

María Julieta Rumi, La Nación

La pyme familiar Esteban Cordero SRL, ubicada en Luján, provincia de Buenos Aires, cumplió 64 años. Productores de autopartes empezaron fabricando las pedaleras del 600 y luego las bisagras de todos los autos Fiat que se hacían en la Argentina. Tuvieron dos crisis tras la apertura de importaciones de mediados de los 70´y después de diciembre de 2001, pero sobrevivieron gracias a los esfuerzos económicos del fundador y la colaboración de los empleados. Hoy su principal cliente es Toyota y compiten contra China y Tailandia por lo que buscan aumentar su productividad.

"Esta fue nuestra primera casa, después se hizo el galpón y luego la fábrica", recordó la fundadora y esposa de Esteban, María Furfori de Cordero, sobre la empresa ubicada en la Ruta Nacional 5. "Mi marido era proyectista mecánico y le gustaba hacer las cosas en grande. Hicimos muchas piezas. Hicimos las pedaleras del 600 y las bisagras de todos los autos Fiat que se producían acá en la Argentina. Mis hijos mamaron la fábrica. Ellos sabían del esfuerzo que hacíamos para seguir adelante", agregó.

Rosana Cordero, hija de María y Esteban, contó que la pyme tuvo que atravesar dos crisis graves. La primera, tras la apertura de importaciones en tiempos de Martínez de Hoz. "Papá no tenía trabajo y puso sus ahorros para mantener los sueldos y la fábrica", afirmó. Sin embargo, según Rosana, la crisis de 2001 fue peor ya que casi determina el cierre. "Ahí se tomó la decisión de decirle a los empleados lo que estaba pasando para que pensáramos juntos una solución. Hubo riesgo de perderlo todo pero ni siquiera nos convocamos, mantuvimos el nombre".

Hoy Rosana es socia y directora de Esteban Cordero junto a sus hermanos Federico, Julio y Ricardo y cinco de sus sobrinos trabajan en la empresa como Florencia que es gerente administrativa.

Pero, más allá de la familia, la pyme tiene un fuerte compromiso con la ciudad. "Mi mamá y mi papá estuvieron siempre vinculados a la comunidad. Hicieron que Luján crezca. Hoy tenemos 350 empleados trabajando, casi todos de acá. Además, tenemos la suerte de que hay mucha gente jubilándose después de 40 años de trabajo y eso es un orgullo porque si alguien trabajó siempre en la misma empresa, algo bien hiciste", aseguró Ricardo Cordero.

Con una facturación anual aproximada de $ 340 millones, Esteban Cordero SRL tuvo una notable evolución. En 2011, hicieron una inversión muy importante de US$ 4 millones y están terminando una nueva línea de estampado y de robots para ampliar la producción para los clientes actuales y futuros. Hoy principalmente proveen a Toyota, Fiat, Honda, Yamaha y a grandes autopartistas que trabajan con Peugeot y Volkswagen.

"Nosotros nos dedicamos a fabricar autopartes de la camioneta Hilux y tenemos la presión de reducir costos porque nos comparan con China y Tailandia", explicó Florencia Cordero.

En tanto, su tía Rosana dijo que están trabajando mucho la productividad. "Estamos viendo la oportunidad de hacer las cosas de forma distinta. Mirar hacia adentro a ver qué podemos encontrar. El afuera, la situación económica del país, te puede acompañar o no la forma de trabajo pero apuntamos a la región no sólo a la Argentina. Tenemos que poder ser competitivos a nivel mundial. Más allá de la coyuntura, hay que pensar global", concluyó.